El Tribunal Constitucional ha anulado un desahucio en Madrid porque no se ha tenido en cuenta que el inquilino tiene una discapacidad cognitiva y carece de ingreso alguno, lo que le sitúa en una situación de vulnerabilidad