El TC considera que con esta normativa el ejecutivo de Rajoy vulneraba el principio de igualdad ante la ley, la tutela judicial efectiva y la protección debida a los consumidores.