Este año se mantiene la misma norma que el pasado, por lo que todos los ganadores de un premio menor a 40.000 euros estarán libres de pagar impuestos a Hacienda. A partir de esa cifra, los premiados tendrán que pagar el 20% a la Agencia Tributaria.