Las subvenciones para instalar placas solares de autoconsumo en la vivienda particular se consideran por Hacienda como una ganancia patrimonial que hay que declarar en el Impuesto de Rendimiento de las Personas Físicas (IRPF).