El Supremo, en una reciente sentencia, ha establecido que los intereses de demora son deducibles en el Impuesto sobre Sociedades.

Deja una respuesta