¿En que consisten?

Con un desembolso de 3.420 millones de euros, el Gobierno se hará cargo del coste de hasta el 100% de las obras de rehabilitación de barrios, edificios o viviendas. En el caso de barrios, se primarán áreas vulnerables económicamente, y las ayudas podrían llegar hasta el 100% si se logra una reducción suficiente del gasto en energía no renovable. Cuando se trate de edificios enteros, serán las comunidades de vecinos quienes reciban los fondos, que cubrirán entre un 40% y un 100% de la inversión, para dedicarlos sobre todo a elementos envolventes (fachadas o cubiertas), calderas comunes o instalaciones fotovoltaicas. La financiación será mayor o menor dependiendo de la eficiencia lograda.

Habrá también subvenciones del 30% cuando se rehabiliten elementos aislados de viviendas o edificios, como por ejemplo el cambio de ventanas. Este porcentaje se sumaría a las subvenciones integrales.

En cuanto a las deducciones, los propietarios o comunidades de vecinos podrán beneficiarse de deducciones en el IRPF por obras en vivienda habitual. Si es sólo un propietario, tendrá una deducción del 20% si reduce un 7% su demanda en climatización; y del 40% si la reducción del consumo alcanza el 30% o logra una certificación energética A o B. Si las obras se llevan a cabo en un edificio, los propietarios de las viviendas del edificio podrán disfrutar de una deducción del 60% si reducen al menos un 30% el consumo de energía no renovable o logran una calificación energética A o B.

Deja una respuesta