El Tribunal Supremo ha confirmado la anulación de la tarjeta de residencia temporal de una mujer al haberse acreditado por la Administración que su matrimonio, que estaba inscrito en el Registro Civil y vigente, fue un fraude